julio 15, 2013

¡AY! LOS POLICÍAS.

Barranquilla, Julio 15 de 2013

Señores:
POLICÍA NACIONAL
Cordial Saludo

Con lo cansada que estoy, les vengo a contar una historia:
A diario, tengo que lidiar con el ciudadano común de esta inculta ciudad que, no acostumbrado a bellezas exóticas como la que me caracteriza, suele mirar raro, hacer comentarios morbosos o, incluso, faltar el respeto cada vez que transito por ahí, sin meterme con nadie. Sé que no es asunto de ustedes, que tan ocupados se encuentran cuidando el país (JÁ), la pataleta de una niña malcriada y egocéntrica que jamás pasa desapercibida. O tal vez no lo fuera, si gran porcentaje del total de hombres insoportables cuyas palabras debo sobrellevar en silencio no pertenecieran a su nómina. ME TIENEN MAMADA. ME TIENEN MAMADA LOS HIJUEPUTAS POLICÍAS QUE, HACIENDO GALA DEL VERDE QUE LLEVAN EN ESE PUTO UNIFORME LO ÚNICO QUE SABEN HACER ES INTENTAR CONQUISTAR A UNA MUJER QUE, OBVIAMENTE, SE ENCUENTRA FUERA DE SU CORRIENTE ALCANCE. ¿Acaso les pagan por eso? ¿Acaso está la ciudadana de a pie obligada a tolerar los constantes acosos de esos infelices que en lugar de estar velando por el bienestar de la patria se dedican a enamorar cuando palo con falda se les atraviesa? ¿Qué hago? ¿Me cambio de parque porque en el que normalmente hago ejercicio me gané a un montón de malparidos uniformados que no me dejan trotar en paz? ¿Les puedo contestar? Y si lo hago, ¿qué les digo? ¿Cómo se le exige respeto a un troglodita que afirma cosas tipo “como sea me vas a prestar atención”? ¿Qué me va a hacer? ¿Me va a violar? ¿Con quién mierda me quejo si el teniente o lo que sea también tiene una mirada lascivia? ¿Qué hace el novio/amigo/esposo/pareja de la ofendida en cuestión? Si en muchos casos al intentar defender el honor de su dama se arriesga a que le ofrezcan un par de balazos porque con el arma cargada es que reluce el macho. ME TIENEN MAMADA SUS HOMBRES. A lo bien. La decencia del ciudadano tiene sus límites y, a veces, por más que se trata a “la ley” provoca escupirle en la cara.

Ya desahogada y algo apenada por la indecencia de mi vocabulario –al gamín, jerga de gamín- muy amablemente les pregunto, ¿hay acaso en el proceso de formación de sus hombres algún tipo de capacitación que les recalque la importancia del respeto hacia el ciudadano? Si la hay, ¿están asegurándose que la lección les quede clara? En caso que no haya, ¿por qué no incluyen algo así? ¿Pasa algo si le pego una cachetada o le tiro un patín al próximo de sus honorables hombres que me diga que me quiere enterrar el huevo?

Gracias por la atención prestada.

Cordialmente,

Una ciudadana con ganas de llamar la atención y hacer show.

1 comentario:

  1. Es como, la mejor entrada que he leído en mi existencia.
    Chao.

    ResponderEliminar