diciembre 20, 2012

ESPERA (IV)

Continuaría contándoles lo mágico que fue todo entre Gustavo y Diana, pero la verdad no tengo ganas. No tengo ganas de darle fin a la historia, ni en el blog, ni fuera de él. Supongo que esto anterior contentará a los que insisten en que la historia es 100% real. Me quedé corta, pero no esta vez como el personaje cada vez que se topaba con la sonrisa de Gustavo. Simplemente, me quedé corta de palabras que alcancen a describir cómo ha sido todo. 



Creo que es justo que abandone esto por un tiempo, deje de concebir como post cualquier idea y ocupe mi mente con lo mismo que invadió mi corazón: ÉL. Sí. Ya sé. Soy cursi a morir. En fin. Gracias por leerme, por pedir posts, por identificarse y por inspirarme. 

Y a Gabriel... gracias por aparecer.

¿Cómo carajos comenzó esto?



diciembre 18, 2012

ESPERA (III)

Quedé con Esteban para tomar algo. Y, aunque días atrás hubiese hecho cualquier cosa por lograr salir con él, ahora no había nada distinto a Gustavo en mi cabeza.

Esteban era mi traga más reciente. Se supone que era la persona con la que quería estar y otras cosas que olvidé desde el primer día que vi a Gustavo.

—Llegaré un poco tarde esta noche— No quise justifcar mi impuntualidad, porque realmente quería salir con mis amigas a despejar la cabeza.
—Pero contamos contigo. No puedes quedarnos mal.— Contestó Astrid algo desconfiada.

Lo cierto es que sólo iba a salir con Esteban para ver si de esa forma se disipaba un poco, o mucho, mi fijación con Gustavo. Esa tarde, llegué al punto de inyectar ideas con el fin de autoengañarme y convencerme de lo buen partido que era Esteban y que, seguramente, podría tener algo con él.

Nuevamente, mi diálogo interno fue interrumpido. Gustavo y su sonrisa se atravesaron por mi camino para hacerme olvidar por un momento mis planes.

"Debe lucir igual de perfecto sin ropa." Me sonrojé con mis propios pensamientos justo para descubrirlo reparándome el cuerpo. En ese momento, no sabía si alegrarme o sentirme sucia y morboseada. Aunque lo segundo era una reacción bastante cínica teniendo en cuenta que llevaba noches pensando en chupársela hasta el cansancio.

Y ahí estaba atontada con mis perversiones cuando el teléfono me trajo de vuelta. Esteban quería confirmar. Le dije que sí, cuando el único sitio en el que quería estar era en la huesuda anatomía de Gustavo.

Confiada en la infalible idea de salir con Esteban volví a mis labores. En una de las tantas 'pausas activas' que atrevidamente me concedo decidí caminar por el pasillo. Ahí estaba. 

<<¿Cómo putas se las arregla para estar siempre en los sitios que recorro?>> Y fue ahí cuando casi por impulso me acerqué a él con la excusa más estúpida jamás vista:

—Oye, me gusta tu tatuaje. ¿Hace cuánto lo tienes?
—Dos años.
—Ah bueno. Era eso lo que quería decirte.—¡Noooooo! No era sólo eso. Me lo quería comer a besos.—Chao.

Esa era yo. Ridícula, torpe y evidente. Casi muero de la vergüenza cuando la puerta se atrancó y tardé un poco más de lo esperado en escapar del desastre que acababa de hacer.

—Diana, ¿qué harás hoy?
—Ehhh... NADA.

Continúa...

¿Cómo carajos comenzó esto?


diciembre 16, 2012

ESPERA (II)

—Voltea disimuladamente. ¡Es él!—Dijo Sandra algo emocionada—¡Bruta! Disimuladamente. Ahora se va a dar cuenta que estamos hablando de él.
—¡Ay! Me gusta.— Me quedé corta. 

Estuve en silencio mientras recordaba lo mucho que lo había detallado días atrás y que, definitivamente, me había gustado, pero no con la misma intensidad. Nuevamente, ahí estaba, mirándome de reojo y dejando escapar una leve sonrisa que no pude soportar y convertí en la excusa perfecta para escaparme a fumar.

La siguiente semana sirvió como evidencia para demostrar que nunca se es lo suficientemente mayor para actuar de forma ridícula. Esa fue mi conclusión tras encontrarme desordenando el closet todos los días y midiéndome la ropa una y otra vez. 

—Su mirada lo amerita...
—No hace falta que te justifiques, pero hoy te pasaste. Es demasiado obvio que te esmeras por llamar su atención.—Afirmó Sandra en tono jocoso.
—Ni falta que hace. Se le ve atontado. Punto para ti.—Astrid.

Sin reparo y casi por instinto me apresuré a voltear para toparme con una sonrisa tan descarada que parecía una invitación a desnudarlo.

—Gustavo.
—¿Quién es Gustavo, Sandra?
—El tuyo.

Volví a derretirme. Amaba su nombre. Ya quería gritarlo entre gemidos, para decirle buenos días, buenas noches o cualquier otra cosa, como un "te amo" a largo plazo. Entre una idea y otra se me fue el tiempo y, sin una dosis suficiente de Gustavo, me resigné a retomar labores.

—Calma.—Dijo Astrid mientras robaba un cigarrillo de mi caja—. Quizás no es tan lindo. Cuando lo conozcas podrías darte cuenta que no es lo que quieres, o decepcionarte de él...
—O él de mí.

Durante esa tarde no se tocó más el tema e intenté concentrarme en el trabajo enterrando mi cabezota en la pantalla.

<<¿Y si tiene novia? ¡Mierda!>>

Continúa...

¿Cómo carajos comenzó esto?

diciembre 13, 2012

ESPERA (I)


Aunque fingí indiferencia la primera vez que descubrí a Gustavo mirándome, lo cierto es que por dentro moría de la emoción. Creo que fue inmediata la acción de imaginar sus manos desabrochar mi blusa y hasta alcancé a ver el contraste del tatuaje que ocupaba su antebrazo izquierdo con mis pijamas. Era muy absurdo porque para ese entonces ni su nombre conocía y aún así, sentía que no había poder humano que me hiciera dudar de mis ganas de estar con él.

Quién sabe… Quizás uno de estos sea el hombre de mi vida—. Le dije a Astrid mientras escaneaba el entorno—Aunque queda claro que yo aquí vine a trabajar y no a buscar novio.
No finjas—Fue lo único que dijo mientras lanzaba una mirada de comprensión y complicidad.

Astrid era una de las dos amigas que había hecho en el trabajo. Constantemente hacía comentarios fuera de lugar y se reía de mis ocurrencias y estaba muy enamorada de su novio.

Olvidé decirte
¡¿Qué?! —Me apresuré a decirle como quien sabe que recibirá una noticia agradable.
Ayer, cuando iba de salida, uno de los de aquí me preguntó tu nombre.
¿Quién? ¿Cómo? ¿Qué dijo?
A ese sí te lo apruebo. Flaco, estatura media, cabello oscuro y tatuaje en el brazo.
¿Qué tiene tatuado? —En ese momento ya estaba convencida de algo: Me iba a gustar.
No sé. Una cosa toda rara.
Tengo que saber quién es.
Yo te lo muestro. Voy a estar pendiente. Pero me gusta, se nota que no es tan lanzado y, además, tiene una sonrisa como para darle tres hijos.

En ese momento, supongo que la frustración de no poder resolver mi duda de inmediato me obligó a apartarme un rato para fumar un cigarrillo que terminaron siendo dos. Todo esto para que al volver Sandra respaldara la opinión de Astrid afirmando que estaba hecho justo para mí.

Fue complicado concentrarme esa tarde. Estuve imaginando el físico de mi pretendiente anónimo. A todas estas, ¿qué tal si no era pretendiente? ¿Y si sólo quería saber mi nombre porque alguien más le pidió que averiguara? Moría de curiosidad y lo único que de vez en cuando me distraía era el hecho de estar coqueteando con otro compañero al que SÍ le conocía la cara.

Continúa...

noviembre 27, 2012

AD LIBITUM

Juguemos a descubrirnos, a desgastarnos, a recorrernos. A que aceleras mis latidos mientras descansas sobre mi pecho. Juguemos. Prometo no quemarte con mi cabellera de fuego, quizás sí endulzarte con besos que inventé sólo para ti. Quiero tener la certeza que sonríes al recordarme, que intervienes en mis perversiones mientras te adueñas de mis piernas.

*Coautoría con @LaBergman_

noviembre 26, 2012

DILATADA

Fue bonito mirarte a través del vidrio que nos separaba. Creo que podría enamorarme de tus ojos, siempre y cuando fijen su encanto estando encima de mí. Si quisiera, te haría mío. Te haría mío si no quisiera alimentar a diario los esquemas armados con aquel que quizás nunca veré.

noviembre 22, 2012

900 ALGO.

Desde esta noche dejaré la ventana abierta. No porque quiera que al menos la brisa acaricie mis muslos. No porque así sea más fácil imaginar que entras. Pero sí para dejar salir mis ganas de arroparme con tu huesuda anatomía. Quizás lleguen hasta donde vives y...

noviembre 15, 2012

PRETEXTO

Estaba decidida a darte la espalda en la cama porque, pese a estar enterado de lo mucho que odio que me hables de forma imperativa, continúas dirigiéndote a mí como si me dieras órdenes. Sin embargo, hubo algo en ti que derritió mi ceño fruncido y, prácticamente, me obligó a acurrucar mi pequeño cuerpo al tuyo. Esta vez me hiciste sentir segura. A lo mejor fue el tono celoso que atribuí a tus palabras. Simplemente, me dieron ganas de desnudarme y amarte. Estuve a punto de desistir de la escenita que ya había bosquejado en mi cabeza y, creo que te diste cuenta con mi actitud. 


Anoche te luciste, pero no puedo dejar que actúes como mi padre. Lo siento, hoy no habrá desayuno para ti.

noviembre 13, 2012

PARA-LELA


Otro día de estar atontada viendo cómo lo que dices se desvanece mientras me río del cuento de mi amiga la que siempre tiene algo que contar. Sí. La misma que tumbó la cama del vecino de lo duro que le estaban dando. Se le escucha feliz a la muy degenerada. Lo merece, supongo. ¿Y yo qué? Estoy algo cansada de desvestirme cada noche frente a tus ojos. No es suficiente con imaginar tu cara de imbécil mientras asumes que lo mejor que puedes hacer es dejar enfriar el café mientras los encajes bajan. ¿Y si no pasa nada de lo que nos hemos prometido? ¿Y si superas mis expectativas? ¿Y si nos arrepentimos de haberle dado forma a lo que debió permanecer intacto? ¡Ay no! ¿Y si mejor me callo? Esta noche no planeo irme a dormir con tu respiración en mi espalda. ¡Qué carajos! Yo lo que quiero es que a nosotros también se nos desprendan los largueros de la cama.

noviembre 08, 2012

FRACCIONADA

Andrea sacó las llaves del bolso, entró a su casa y, se sintió tan ajena que, tras dejar las cosas y quitarse el uniforme, decidió que lo mejor era salir a caminar. Había tenido un día como todos los demás. Aburrida de vivir de un oficio que cada día odiaba más, sacó el primer cigarrillo. ¿Recaer en el vicio? ¿Qué más da? Al fin y al cabo no tenía quién se sentara a su lado para decirle que moriría de cáncer. Caminó con la mente en blanco, contando los vehículos que pasaban a su izquierda y regando cenizas por la derecha. 

No hacía mucho Roberto la había dejado embarcada en un romance lleno de mentiras y con ganas de volcar en él todo el amor que había guardado por tanto tiempo. A lo mejor estudiar otra carrera le ayudaría. Manteniendo la mente ocupada se olvidaría poco a poco de sus frustraciones actuales y, a punta, de parciales y entregas, se estresaría por ideas valiosas. 


El sonido de notifiación la trajo de vuelta al sillón. Lo cierto es que, Andrea no salía nunca. Ni a fumar, ni a purgar sus penas, ni a diluir en lágrimas su tristeza. Andrea sólo se sentaba frente a una ventana a mirar cómo su alma se iba de paseo mientras llegaba la hora de ir a dormir.

noviembre 04, 2012

INSUFICIENTE


Reunión familiar. De esas en las que la conclusión final, aparte de "eres el vivo reflejo de tu mamá", es que tragarse las palabras también cuenta como autoflagelación. El tío que no recordaba, los primos que no conocía, el abuelo que nunca llama y toda esa gente feliz que comparte y recuerda. Me siento ajena. Qué bonitos se ven, siendo más familia de todos y dejándome sentada en la silla de la esquina pensando estupideces. 

No es fácil ser muy mayor para unos, muy pequeña para otros. Consecuencia de los 20 años que se llevan mis padres, supongo. Tampoco es agradable ser muy mala para unos, muy mojigata para otros. Consecuencia de la diferencia de ideología de mis padres, supongo. No es grato ser la única con el cabello rizado en la familia y responderle tan seguidamente a las tías viejonas que no pienso echarme la cremita para relajar las hondas. Consecuencias de la genética, seguramente. 

Cranear un post durante todo el agasajo familiar y desarmarlo ante una mala noticia. Que el cáncer le volvió al familiar que me meaba cuando usaba pañales. Mala vaina. Querer llorar y no hacerlo por no quedar como la recién conocida prima sensible de toda esa gente alegre. Miro por la puerta, quiero agarrar un taxi. Me quiero ir. ¡Me jodo! Por ser tan desubicada y haberme perdido en el camino no me lo van a permitir. 

Llegar a la cama y llorar. Calmarme y pensar: "¡Wow! Qué bonita soy. Hasta después de llorar me veo bien." 

Gracias, vida, por mis padres.

octubre 23, 2012

PERIPECIA


Una pareja besándose, un grupo de carajitos fumando a escondidas, otra pareja besándose, un árbol enorme, la vieja gorda paseando al perro, el papá sacando al hijo, una pareja besándose, gente que trota en sentido contrario. Nuevamente, una pareja besándose... Y así hasta que me aburra de dar vueltas en este parque. Alguien debió decirme que la mente no se ejercita cansando el cuerpo. Otro árbol. Y otro. Como para venir hamaca al hombro y colgarla. Me distraigo. Tropiezo. Me debato entre besar a un desconocido e interrumpir a unos enamorados armando escena de celos. Todo es cuestión de azar. ¿Quién carajos me dijo que mi vida es interesante? Se me corta la respiración, no precisamente por amor. ¿Será que este físico tan vuelto mierda me hará quedar como una vaca muerta? ¡Ay jueputa! Es que ya dí por sentado que me vas a sacar de la sequía. Cierto que cuando uno desea mucho algo, ocurre. Enfocaré mis energías en pensar en ello. ¿Cuáles energías? ¿CUÁLES ENERGÍAS MALDITA MASOQUISTA QUE TROTA EN CONVERSE?

octubre 18, 2012

PRECIPITADA

¿A dónde fueron a parar todos los pensamientos depresivos de esta tarde? Una jornada más que termina y se ahoga en la espuma de una cerveza para acompañar la cena, otra para el postre, otra porque sí, otra porque no y las demás porque ya estoy aquí. ¿Y ahora? ¿Escucho la misma canción una y otra vez mientras abundan los pajazos mentales o me decido a decirte par de cosas que, si bien no salen como en mi mente, puedo atribuir al alcohol? Hoy, particularmente, no soy un desastre. Al menos le fue peor al destinatario de los 3 disparos que acabo de escuchar mientras me pierdo en una melodía absurda. ¿Quién fue el desdichado? Mañana habrá tiempo para enterarme. ¿Y ahora? ¿Sigo observando cómo la lluvia moja mis pies mientras mi libido se seca o me conformo con saber que algún día seremos? Optaré por sumergirme en letras absurdas que dejen muy en evidencia mi necesidad de ti. Como ya te he dicho, algún día seremos. Ya habrá tiempo, incluso para que te aburras de tenerme encima.

octubre 11, 2012

EN PUNTO

A Cindy, gracias. 


Justo hoy había tomado la decisión de no escribir por un tiempo porque creí que, aparte de  él, no encontraría tema distinto. Y, de repente, aparece esta compañera de colegio -justo la que siempre ha estado pendiente de mis cuentos- a recordarme muchas cosas. Me habla de la profesora ojos claros y de su increíble capacidad de recordar a tantas estudiantes que pasaron por su aula. Estoy impresionada. Una estampida de gente que hay para recordar y aquí estoy yo, pensándole. Tanta gente relevante y aquí estoy yo, dándome mala vida por un ave de paso. Sorprendente. Estoy sumamente jodida. Tanto que hace un rato me descubrí escondida, comiendo azúcar para endulzarme un poco y olvidar el sabor de sus besos. Recordé más. Pero esta vez, pude sentir el fastidio de la tiza en mis manos y la ansiedad propia que a la una menos diez dejaba entrever que el mantel que usábamos por falda, estaba de más.

octubre 08, 2012

DESTELLO

Anoche quise contarle a mis hijos la historia de la curandera del pueblo. Pero enmudecí. Preferí no arruinar el misterio que la rodea. Estaba tan enterada de su don que se la pasaba preparando menjurjes para distraer la atención de su clientela. En sus manos estaba la solución a todos los problemas imaginables. Curaba heridos de guerra, arreglaba matrimonios, hacía que las jovencitas comieran con juicio e, incluso, que las solteronas no se deprimieran en la espera. Poco se sabía de ella. De hecho, se la pasaba oculta tras una túnica vieja que disfrazar su apariencia. Siempre era tema de conversación: Que sólo es cuestión de mezclar bien las plantas medicinales... Que todo está en la mente... Que si la miras a los ojos le estás vendiendo el alma al diablo... Que es una bruja usurera... Que más bien averigüe a dónde fue a parar el gato de los vecinos...

De las anteriores, ninguna es cierta. Irónicamente, ninguno se comerá el cuento de una sonrisa rodeada de pecas capaz de sanar cualquier herida.

Feliz cumpleaños @kiora08

octubre 04, 2012

CLANDESTINO



Todas las tardes preparaba café para esperar la aparición de ese personaje misterioso que tanto la hacía sonreír con conversaciones normales y libres del misticismo falaz que algunos empleaban para impresionarla. Esta no era su realidad y lejos estaba de tomarse en serio cualquier palabra extraída del remitente incógnito con el que debatía mientras su indiferencia se ahogaba en el tedioso spam que algunos sugerían. Aún así, se descubrió haciendo combinaciones bobas con las iniciales de su nombre de usuario mientras descubría que la cafeína, sin sus mensajes, no quitaba el sueño. 

septiembre 30, 2012

ÁRIDA


Quise sentarme a escribir alguna bobada de esas que deslumbran, pero me entretuve leyendo al azar y enterándome de chismes que poco o nada inciden en mi vida. Recordé la caminata que recién había hecho, en los cigarrillos que fumé y en los osos de goma que ahogué en el helado que dejé derretir mientras veía a los padres sacar a sus hijos. "Esta ciudad es una mierda." me dije mientras al son de la música esa que nunca escuchábamos veía al cielo dejar escapar uno que otro relámpago. Por vez primera, sentí la necesidad de patear a la perra, escuchar sus alaridos de dolor, para ver si encontraba banda sonora alguna para mi impotencia, pero no. No soy así. Quise, de igual forma, sentir envidia u odio. Cualquiera podrá darte algo que yo jamás. O bueno, eso creo. Todavía no llegan los resultados y ya estoy dándome mala vida. ¿Qué tal que todo sea una falsa alarma y yo esté aquí, sufriendo por una posibilidad descartada? O, ¿qué tal que si sea lo que temo y tenga que despedirme de una parte de mí para seguir viviendo? He pasado por cosas peores y he aprendido a estar bien, a dejar morir las angustias. La diferencia, querido extraño, es que nunca antes había estado sola.

septiembre 25, 2012

TACITURNA

Siempre quiso caerle bien a todos. Era tal su necesidad de no quedar mal en ninguna situación que, con frecuencia mentía u ocultaba sus disgustos para evitar discusiones. Una que otra vez pecaba contra sus principios de paz y manifestaba su desacuerdo, para arrepentirse luego de haber armado una pelea. El otro día la encontré sentada en una banca, mirando lejos, con cara de estar dándose golpes de pecho. Quise indagar un poco y lo único que dijo fue: "No debí decirle que no mensajeara a mis amigas...". Fue poco lo que pude concluir. Creo que le reclamó al novio algo y él se pegó de ahí para hacerse el digno. En fin. Parece que nunca se perdonó haber perdido al 'amor de su vida' por haberle hecho una observación. No pudo con eso. Así como tampoco pudo con el peso de tantas ofensas echadas al olvido. Lo bueno de esto es que murió en su ley. Hoy en el funeral, todos comentaban lo buena que era. "Una tristeza total. Ya no hay personas así...", decían mientras se disponían a seguir con sus vidas.

septiembre 22, 2012

UN VIAJE, UN RECUERDO Y UNA ENTREGA.


Una vez conocí el otro mar, esa inmensidad azul que se extiende hasta el horizonte, distante  de esta otra inmensidad que en tonos de verde y fuego se extiende hasta el horizonte. Lejos de la llanura, buscaba el silencio, y encontré en su sonrisa y su mirada plácida un remanso de quietud, por días caminamos y hablamos de cosas triviales y de gente trivial, discutimos acerca del color del cielo aquí y allá, pusimos de presente que cada uno amaba su tierra como ninguna otra cosa, y de repente en una de esas largas caminatas por sitios llenos de olor a mar, me di cuenta que no era su sonrisa lo único que me parecía bonito en ella, era también la forma en que me decía "hola cielo", era la forma en que se exaltaba cuando le llevaba la contraria, era la forma en que se tomaba sus rizos y los hacía un moño encima de su cabeza, eran las veces que había intentado besarla y ella había quitado su rostro alegando cualquier excusa inocente como "mira en esta piedra hay un cangrejito!!".

Ese día decidí volver a casa y olvidarme de ese rostro moreno y esos ojos inocentes. Vine y me senté a escribirle a una mujer imaginaria que lentamente empezó a transfigurarse en ella, de repente en mis historias, saltaba de manera inesperada primero de forma poco relevante, y luego con el pasar del tiempo llegó a convertirse en heroína, en víctima, en protagonista en autora intelectual, en villana principal y hasta llegó a aparecer alguna vez como amante de mi alter ego. 

Incluso mis historias empezaron a oler a mar, a tener olor a coco y a incorporar playas con luna llena y brisa fresca llevando olor a sal desde las olas que resonaban de fondo rompiendo contra muelles imaginarios donde un barco indefectiblemente se alejaba con ella a bordo. Fue entonces que empecé a escribir historias de piratas y bucaneros, porque para mi eso fue siempre el mar, aventura y romance y una mujer esperando en la costa con la mirada llena de esperanza y los recuerdos prendidos en un olor que no se aleja.

Un día tomé un avión que me llevó a esa ciudad que recorrimos juntos y apenas me bajé encontré a sus padres llorando en la recepción de pasajeros, allí en frente de todos esos pasajeros que iban y venían de muchas partes, arranqué el corazón de mi pecho donde me la había llevado y la devolví entera a su familia.


Si quieren ver el escrito que le regalé a Julián para su blog aquí está: "Pausa Activa."

septiembre 20, 2012

DISPERSA

Se volvió tan dependiente que, a punta de intuición, notaba cuando su basurero emocional salía a untarse de vida y se inventaba nuevas formas de sufrir, sólo para cerciorarse de cuán incondicional era su amistad. Idolatraba tanto a Marta que a todos les hablaba de ella. En cualquier momento. En cualquier lugar. Era su alma gemela, su eslabón perdido. Su obsesión por ella era tal que celebraba en silencio sus fracasos amorosos y a diario deseaba con todas sus fuerzas que nunca encontrara a alguien que se amoldara a sus ideales. 

No era egoísmo, estaba protegiendo lo que creía suyo. Cegada por su necesidad de ser siempre quien figurara, la descuidó. De un día para otro, Marta consiguió empleo al otro extremo del país. Se fue sin despedirse y prometiéndole que no perderían contacto y que su relación era tan sólida que la distancia sólo la fortalecería. Eso la calmó. Y así fue. Marta la llamaba a diario. Se mantenía al tanto de su salud mental hasta que encontró marido y se distanció paulatinamente. Hubo ocasiones en las que por mucho que intentara hablarle, Marta no contestaba su celular y era como si se la tragara la tierra. 

El fin de semana tuvieron una pelea fuerte. La respuesta de Marta tras 68 llamadas perdidas, 10 mensajes de texto y 2 correos fue: "Milena, déjame culiar en paz con mi esposo."

septiembre 17, 2012

AUTOR

Debería intentar despedirme de ese orgullo que tanto afirmo no tener. Tratarte como a uno más y perdonar cualquier disgusto. Finalmente, eres el único a quien he amado y, una de las razones de mi existencia. Qué triste es esta relación. Qué triste ha sido necesitar de alcohol en la sangre para decirnos verdades. Qué triste ha sido ser con quien menos tiempo hayas compartido. Qué triste es no hablarte. Qué triste es saber que estás esperando que sea yo quien de el brazo a torcer y te busque, como siempre. Qué malacostumbrado estás. Qué triste es estar lejos, temiendo por tu vida. Qué triste es que a tu edad la salud se complique. Qué triste es que siempre hayas creído que con dinero se compensa la ausencia. Pero, más triste aún es que yo esté muriendo desde hace tanto tiempo por decirte que te amo más que a nadie y el temor a tu respuesta me impide hacerlo.   

septiembre 09, 2012

YO

Esta, bien podría ser una entrada para ti en la que exprese todo el odio que se supone debería sentir. De ser así, quedaría en blanco y, quizás, me ahogaría en buenos deseos para tu vida, sin importar el daño recibido. Posiblemente, no negaría mis lágrimas, pero tampoco las sonrisas posteriores a tu partida. No pretendería, la nobleza de la mujer sincera e inocente que perdona sin importar la ofensa, diciéndote lo agradables que fueron tus mentiras. Bajo ninguna circunstancia admitiría que tardé pariendo estas líneas porque, constantemente, estuve tentada a borrarlas y optar por la salida fácil. Pero, ¿quién carajos prefiere destruir sabiendo lo placentero que es crear? ¡Oh! Lo olvidaba. Esta no es una entrada para ti. Tampoco lo es para él. Esta entrada no es para nadie.

agosto 31, 2012

ÉPICA


¿Y si la cago? ¿Y si me delato? ¿Y si te digo que importa poco la cantidad de alcohol que tenga encima y que lo único intacto son mis ganas de teletransportar mi desdichada anatomía a tu cama? ¿Y si te digo que muero por aparecer, así de la nada, en tus cobijas y que mi piel sea lo único que te cubra esta y todas las noches? La cagué. La cagué siendo yo misma. Siendo este manojo de incoherencias. La cagué siendo esta puta ebria que no encuentra modo distinto de decirte las cosas. La cagué delatándome de forma tan absurda y echando al agua la rareza que tengo en la garganta. La cagué sorbiendo cada gota de vino pensando en ti. La cagué pensando, imaginando, soñando... La cagué dándote importancia en tan poco tiempo y sonrojándome con todas tus ocurrencias. ¿Es preciso que purgue todas mis penas con la esperanza de presenciar una de tus sonrisas? ¿Es incoherente que quiera robarte mil besos y perderme en esa mirada triste que aparentas? No sé. No quiero saber las respuestas. Quiero que mis interrogantes se queden así, al aire, divagando, igual que mi alma, que mis males, que mis ilusiones cada vez que me das señales de vida.

CON LA OTRA DERECHA

De nada han servido 3 días persiguiendo ideas. Al parecer, me dejaron la cabeza vacía. Vacía pero con ganas. Con ganas de decir par de idioteces de esas que suelo soltar como improvisación, con las que se deslumbra cualquiera. ¡Oh! Se me olvidaba que no eres cualquiera. Que esto no es un post normal y que lo nuestro no es común. Lo nuestro, ¡ja! Qué  atrevida me he vuelto. Aquí no hay nada. Sólo ilusiones. Mías, principalmente. Es un hecho, me jodiste. O me dejé joder, sin afán y con mucha calma, disimuladamente, como quien no quiere la cosa, como quien no espera nada, como quien cuenta los días y las horas con los dedos para amenizar la espera. ¡A la mierda tanta espontaneidad! Estoy dando muchas vueltas para esconder lo que mi mano ya te ha susurrado... 

agosto 26, 2012

HUMO

Esa era yo. Una solitaria más sentada en el parque, fumando y llorando. Qué digo una más. Era la única solitaria. A mi izquierda parejas demostrando su amor dominical vespertino y a mi otra izquierda hombres hablando de fútbol. Estuve cuestionándome. Culpándome por mis desaciertos. Sintiéndome como la imbécil que soy. Y apareciste. O quizás ya estabas ahí y en mi afán por buscar felicidad lejos de casa olvidé esculcar en los rizos. No importa. Apareciste en el momento que más necesitaba de tus manos para secar mis lágrimas y convertirlas en sonrisas absurdas. Apareciste para hacerme dudar. Apareciste para traerme de vuelta. Apareciste para dejarme sin palabras.

agosto 23, 2012

SOLILOQUIO

-¿Y si escribo algo?
-¿Para qué?
-Para liberar tensiones...
-¿Y si las tensiones no quieren que las liberes?
-Parece razonable, pero necesito deshacerme de casi todas las ideas que tengo en mente.
-Dijiste algo con muchas sílabas. Ya puedo decir que recuperaste las ganas de hablar.
-...De quejarme más bien.
-¿No te aburres?
-¿De qué?
-Siempre lo mismo. La misma mierda de vida que tienes. Los mismos problemas... En fin. Tú sabes.
-Todo el tiempo
-¿Y si...? No. Mejor olvídalo.
-Dime.
-Es una bobada.
-Como todo lo que decimos últimamente.
-No es nada. Sólo me quedé hecho idiota, teniendo ideas absurdas.
-¿Absurdo? Absurdo es que acabo de descubrir que la única forma de liberar mis tensiones no está en mis manos.
-Sino...
-En tus piernas.

agosto 18, 2012

CÓNCAVO

Lentamente pasa la magia. Es momento de enamorarme de tu parte humana, de aquello que, seguramente, ahuyentó a otras. De lo que me toca pensar mientras te extraño. De lo que impide que se me joda la mente con ideas absurdas. La verdad, tengo ganas de huir, de volver a mi estado natural. A lo mejor sea miedo de pensar que tarde o temprano nos vamos a hacer daño y que, posiblemente, contigo también seré un desastre. Deberías irte. No te reprocharé. Después de todo no soy tan perfecta como te hice creer mientras me quitaba la ropa. Soy igual que otras y no tengo nada extraordinario, salvo la habilidad de hacerte olvidar mis cagadas abriendo las piernas. Eso no sirve de mucho. De hecho, te puedes aburrir. Te repito, no te culparía. En fin, olvida toda la mierda que acabo de decir y retomemos. No me conformo con dos.

agosto 15, 2012

CONVEXO



Creo que estaba a punto de partir. Gran parte de mi vida pasó por mis ojos mientras abría la puerta del bar y se hacía inevitable el momento de verlo, después de agonizar tantos días. En realidad, lo anterior no es cierto. Nada pasó por mi mente. Me congelé. Pero sí creí morir y la torpe sonrisa que se me escapó fue evidencia de ello. ¿Había acaso algo de malo en querer refugiarme en sus besos inmediatamente después de haber rozado su mejilla? ¿Acaso sería un error pensar que todo valió la pena, por el simple hecho de escuchar su voz mientras lo miraba a los ojos? Al decir todo, me refiero al día anterior, la semana anterior, los meses anteriores, los años... las lágrimas, las risas, los errores, los aciertos. Todo. ¿Será bueno apresurarnos? ¿Qué tan contraproducente puede ser que quiera perderme en sus lunares hasta que la memoria y los sentidos me traicionen? Ahí estaba, con un perfecto desconocido, enviciándome, enfermándome sin vuelta atrás y siendo feliz. Aquí estoy. Sentada. Trasnochada. Escribiendo esta estupidez. Tentada a borrarla. Tentada a ver qué tan lejos se puede llegar con alguien perfecto. Aquí sigo,  mirando lejos, un poco avergonzada de admitir que a diario desconozco mis acciones, pero que les encuentro sentido cada vez que me hace sonreír. 

agosto 08, 2012

ESCARMIENTO

Debo admitirlo. Estoy obsesionada con el movimiento de tus caderas mientras me miras a los ojos y me haces tuya. No he pensado en más nada desde la última vez. No es sano que siga recordando. Quiero nuevos escenarios, nuevas posiciones, nuevos mordiscos, nuevos orgasmos. Te quiero a ti y todo lo que incluya tenerte. Quiero bloquearte con mis piernas mientras nos robamos sonrisas. O mejor, quiero volverte loco al ritmo de mi voz entrecortada gimiendo tu nombre. Lléname. Átame. Maltrátame. Átame. Puedes hacer cualquier cosa que prolongue mi felicidad en tu piel. O puedes no hacerla, pero deberías. Simplemente deberías...verme.

agosto 05, 2012

AGUA

¿A dónde se han ido mis ganas de despotricar? ¿En qué momento mi acidez se diluyó en tus besos? ¿Por qué nos estamos mirando tanto? No respondas. Guarda silencio y quítate todo lo que llevas encima. La verdad, no tengo ganas de respuestas. Ni hoy, ni mañana. Por el contrario, quiero más preguntas. Sin solución. Quiero morir de curiosidad cada vez que recuerde tus lunares. Quiero atormentar mis sentidos con tu ausencia. Y, si es posible, renacer con tu presencia. ¿A dónde va todo esto? No respondas. Dáñame los recuerdos y, si quieres, vuelve mierda mi inspiración. ¿Qué más da? No pienso resistirme. Me tienes. ¿Lo sabes? No respondas y seamos consecuentes.

julio 31, 2012

NADIE SABE


¿Y si nos convencemos? Cuando no se sabe hacia dónde se va, es mejor no emprender el viaje. Me refiero a ti y a mí. A esto tan extraño que nos atrapa. A dejar de lado la imaginación y su poder infinito. A perder la costumbre de desearnos con decencia. A dejar de abrir el corazón con la esperanza de abrirte algo más. Ahí ya hablo por mí. Dejemos de interpretar silencios, de intercambiar afectos. De soñarnos. De querernos. De arriesgarnos. Sabes que no vale la pena. Sabes que no valgo la pena. Que un día me aburriré porque ya no serás prohibido. Sabes que amo hacerme la víctima. Sabes que no voy a cambiar. Sabes que te querré manipular. Sabes que no puedo hacerte daño. Sabes que soy indecisa. Sabes que soy voluble. Sabes que luego de decirte cualquier cosa, la tacharé con la promesa de un beso, o de dos, o de tres... o de cantidades que mis dedos no alcanzan a sumar. Olvídalo, mejor me retiro sin herirte. Me iré mientras dejo salir una lágrima demasiado visible para que corras a consolarme. Creo que ya me decidí, haré que me odies. No sin antes envolverte con mis piernas.

julio 24, 2012

24

Apodérate de cada segundo de mi vida, al punto de perturbar cuanta idea habita mi mente. Haz correr el tiempo mientras me entretengo acariciándote. Ahora, congela cada rincón de mi cuerpo con un beso lleno de culpa que salde nuestras deudas. Oblígame a confesarte lo que mis ojos hacen demasiado evidente.  Llévame a la ventana y manipula mi lengua. Déjame simular que es totalmente espontáneo el decirte que me quiero contigo.

julio 23, 2012

MASACRE




No fue planeado. Creo que llevaba bastante tiempo sin recordarlo. La semana pasada lo vi subirse al mismo colectivo en el que yo iba y se me revolvió todo. De inmediato, abrí los ojos más de lo normal para evitar la salida de cualquier lágrima. Vinieron a mi mente sus sucias manos recorriendo mi cuerpecito mientras asqueada le suplicaba que me dejara ir de su cuarto. Lo odié otra vez. Lo odié mientras seguía recordando sin omitir detalle todo lo que me hizo aquel 11 de abril. No importaron siquiera el tiempo que tardaron en sanar las heridas ni las ganas de morir que sentía cada vez que orinaba. Lo elemental en ese momento fue que despertó en mí una necesidad totalmente nueva, la de matarlo. Así, sin dormir durante varios días pensaba en qué podía hacer para que sufriera tanto o más que yo por haberse cagado mi infancia. Ayer, en la tarde volvimos a coincidir en el transporte. Y lo maté de la única forma que podía darme paz: lo miré a los ojos y lo saludé como si jamás hubiese abusado de mí.

julio 15, 2012

DESACIERTOS


Anoche Andrés no pudo dormir. Estaba demasiado pensativo e imaginando qué tan distinta sería su vida si en lugar de estar casado con Juliana, hubiese sido menos rutinario. El detonante fueron los besos y la constante insistencia de su esposa para tener sexo justo cuando estaba viendo una final de fútbol. "¡Qué inmamable te has vuelto." Le gritó impaciente mientras trataba de apartarla del sofá y repeler el inminente ataque de histeria que venía en camino. Recordó como Lucía se sentaba a su lado, sin hacer el más mínimo ruido y de cuando en cuando se paraba a buscarle una cerveza. "No debí dejarla ir", cavilaba mientras su diminuto cuerpo venía a su mente. Añoró con resignación las increíbles jornadas sexuales que tenían mientras le hacía creer a Juliana que estaba visitando a la familia o en la oficina. 

Puras excusas. La rabia y la frustración de Andrés no fueron causadas por su inoportuna esposa, ni por la derrota de su equipo en los últimos minutos. Anoche, Andrés lloró porque no esperaba encontrarse a Lucía en el supermercado agarrando la mano de otra mujer.

julio 10, 2012

GUARDARROPA



Si pides explicación a esto, te diré que es producto de una morbosa ficción. Mentiré porque prefiero conformarme con ser tu amiga. No usaré tu nombre en ninguno de mis escritos, y trataré de no soñar más contigo, ni despierta, ni dormida. Intentaré no imaginar que me animo a besarte y que tus suaves labios corresponden a mis deseos. Dejaré de mirar con disimulo el escote que revela poco, pero suficiente. Continuará mi felicidad conformista cada vez que menciones lo hijueputas que son los hombres. Quizás algún día se nos dé sin que tu familia ponga el grito en el cielo, sin que tus amigos nos miren con lascivia mientras te agarro las manos, sin que en tu trabajo murmuren al verte pasar, o con todo eso, ¿qué más da? Renunciaré a la idea de emborracharte para ver si así disolvemos tus tabúes. De hecho, buscaré un mamarracho para ver si desisto de la terrible necesidad de recorrer con mi lengua la perfección de tu cuerpo. O simplemente, empezaré por no emocionarme cada vez que escucho tu voz.

julio 07, 2012

@

Anoche quise escribir un post de esos que hacen que mis amigas dejen mensajes de felicitación y que los tipos que me leen tengan algún motivo para llenarme de flores. Tenía la mente tan limpia como la conciencia y las ideas divagando. Cerré los ojos porque no quedó de otra. Creo haberme quedado dormida unos minutos o no sé, percibía todo a mi alrededor, pero no podía mezclarme con el entorno. 

Debí viajar a tu habitación o a cualquier otro sitio en el que estuvieses a esa hora. Pensé en lo rápido que ha pasado el tiempo desde que volvimos a hacer contacto. Traté de dañarme imaginándote con lujuria  y, tras varios intentos, por fin llegué. No sabes lo bien que te desempeñaste. 

Decidí no escribir nada mientras mis manos no me pertenezcan. Hoy jugaré a ser tú otra vez.

junio 29, 2012

INHABILITADA



5:30 am. Demasiadas personas son las que se arrastran en las calles del centro histórico de esta inmunda ciudad esperando una oportunidad que tal vez no llegará. Los primeros acamparon en la calle desde la noche anterior. Me pregunto si no tendrán vida. Si tienen, lo que no tienen es empleo. Los hay de todos los tamaños, estratos y colores y contrastan -casi que chillando- con el grupo de cachacos amanecidos al son de un conjunto vallenato. Este fue el día, no sólo de las ilusiones, también de los vendedores ambulantes que distraen un poco el ambiente de espera eterna presente en todos los que hacemos fila. No sé cuántos, al igual que yo, se han pasado de largo por el simple hecho de no aguantar lata en la casa por no estar haciendo un carajo. Hay unos que tienen cara de necesidad económica. La mía es de paz exterior.

Mientras mi primo ameniza el sector en que nos encontramos pienso un poco en lo deprimente que es escuchar frases tipo: "Lo sentimos, usted es profesional y nosotros necesitamos tecnólogos." ¡Maldita sea! ¿5 años para qué? No importa. Me distraigo levemente y pienso que no me gusta mi profesión y que quizás por eso estoy condenada a no ser exitosa en lo que hago. ¿A quién engaño? ¿Por qué no hacer algo que me guste? ¿Por qué no me pagan por dibujarme con David en situaciones absurdas? Los escucho a todos. Hablan de política, de televisión, de las presentadoras putas, de las cartageneras putas, de la puta vida y de lo fácil que sería conseguirse a un vejete en lugar de trabajar.

Qué jodido es rehusarse a pedir ayuda a quién luego cobrará el favor o, en su defecto, lo echará en cara para siempre. Qué deprimente es pensar en lo que no se tiene. ¿Qué precio tiene la desesperación? ¿Qué tan flexible es la dignidad? ¿Qué tan humillada me siento en medio de toda esa gente? ¿Por qué mi ser se ha reducido a una estúpida estadística nacional? ¿Qué hago aquí? ¿Qué tanto dolor puede resistir mi cuerpo? 

11 horas perdidas de mi vida. 11 horas que se reducen a la columna más jodida que en el post anterior, los pies envejigados y el alma resentida. 11 horas para ver como la gente que no está en nuestra situación nos mira por encima del hombro mientras camina estallando en carcajadas. 11 horas añorando mi cama. 11 horas que, desde el primer segundo sólo cobraron significancia por saber que terminaría desahogándome aquí. 11 horas de Colombia tierra querida. 11 horas de mierda...

junio 26, 2012

¡ESTAMOS JODIDOS, KENNY!


Hoy vengo a contarles mi última experiencia como egresada desempleada ex hija de papi. Nunca había durado más de un mes en la casa con tanto tiempo libre, divagando, por lo que me aburrí de descansar y de recuperarme de cualquier maricada y me lancé a una convocatoria de esas que reúnen más gente que un reality criollo. El resultado de 4 horas de fila: Se me jodió la columna y tengo los pies tan hinchados que creo que el mismísimo @meich hubiese descendido de los cielos a ofrecerme unos Crocs. Y con todo ese tiempo de pie me quedaban pocas opciones: O era contar a la gente que pasaba o chismosearles la pinta. La segunda opción fue más viable, teniendo en cuenta que ya las baldosas me parecen aburridas... No faltó la grilla que intuyó que creciendo más de 10cms iba a impactar algo más que los meñiques, así como también estuvo la que se bajó del carro en chanclas color tropical que hacían contraste con la pinta sobria y, por supuesto el que usaba unos zapatos que no le combinaban ni con las ganas de trabajar. 

Me acordé mucho de ustedes. No se imaginan la cantidad de mujeres que usan jean sin bolsillo que están sin laborar. Hasta llovió. Eso si es ser muy de malas estar en Cartagena sufriendo por la malparidez del calor y que justo el día que uno sale a hacer algo productivo por su vida empiece a caer agüita. Mi entorno fue lo mismo de siempre: una pareja demostrándose, de forma asquerosa, mucho amor desde las 5:00 am, los hijueputas que no tienen reparo en tirar basura a la calle, los mototaxistas burlones que se creen la verga por su informalidad de mierda, el típico costeño que se las quiere dar de vivo en todas y yo, con la cara larga, sufriendo por haberme lanzado a la realidad nacional por el simple hecho de no querer que me vuelvan a echar un favor en cara.

Pero, a pesar de todo fue constructivo el tiempo que estuve ahí. Me hizo concluir que el DANE debería envolver sus estadísticas de los mil demonios y metérselas a nuestros dirigentes por el culo para que no sigan pretendiendo tapar el sol con un dedo. Y, acto seguido, sacárselas para que el pueblo ingenuo siga lamiéndolas y conformándose con los paños de agua tibia que a veces nos tiran de arriba, porque esto de ser colombiano es jodido. 

Creo que mi consuelo es que no nací en un país africano en el que le practican ablación a las mujeres y que por fin pude volver a casa a llevar a cabo mi rutina de no hacer nada.

junio 21, 2012

cerceNADA

Un día más para prostituir las ideas, para hacerme pasar por alguien menos fracasado en un papel, para lamentarme por la miserable vida de los que recurren a mis palabras y, de paso, por la mía que no da siquiera para bajar las escaleras y salir de este encierro y hacer lo que se supone hace la gente adulta: buscar trabajo. No culpo a las empresas que hay a unos cuantos minutos de mi casa, nadie querría contratar a alguien que les represente costos adicionales y a quien tienen que explicarle un sinfín de veces las cosas. Se me dificulta seguir instrucciones, me aburre lo rutinario pero estar postrada me impide ser consecuente con mis columnas. 


-No me mires así, quizás tu ceguera absorbió el poquito de ambición que le restaba a mi cuerpo cuando podía caminar. Más bien dime cuál se ve mejor entre el azul y el rojo, no quiero lucir pálida. Si el país entero me va a ver como un caso de superación, al menos hay que hacerlo creíble.

junio 16, 2012

UNO


La modorra se apoderó de sus huesos. De ser una mujer enérgica y alocada pasó, sin avisar, a ser un lastre. Dormía tanto que todos pensamos que estaba tomando algo. Notamos que en su habitación se respiraba pereza y que, tal vez por eso, sólo salía de su encierro para lo estrictamente necesario. Hace 3 semanas contamos los minutos que se dejó ver durante el día. Fueron 28. ¡28 minutos de 24 horas! A veces bromeábamos con la llegada del día en que el colchón se tragaría su diminuto cuerpo para ser uno. 

Y al parecer así fue. 

-Llevamos varios días buscándote sin dar con tu paradero. Está todo en perfecto orden, pero faltas tú. Lo realmente extraño es que anoche, mientras pensaba dónde podías estar, me acosté en tu cama y escuché como dejaste escapar un suspiro prolongado mientras acomodaba la almohada. No dije nada. Hoy me limito a buscarte, pero con la cabeza libre.

junio 03, 2012

ENTRETIEMPO


Es raro hacer una entrada tan personal. De hecho, lo que la motivó no es tan relevante. Simplemente, hace unas horas pude verme como a uno de mis relatos, en tercera persona. Almorzaba y me atoré. Sentí cómo se me cortó la respiración. Es como si mis ojos se hubiesen posado en el techo para dejarme ver la imagen patética de mi figura retorciéndose inclinada en la mecedora, tratando de darle libertad a mi tráquea. Finalmente, la gente descomplicada como yo, también se asusta con la idea de la muerte. Diría que recordé cosas de mi pasado, pero todo fue confuso, como cuando jugaba con mis amigos a desmayarnos poniendo las manos en el cuello. No recuerdo cómo pasó, ni cómo me desatoré. Aunque sería totalmente falso de mi parte venir con el discurso de cambio y reflexión post- peligro. Las siguientes horas no reflexioné un carajo. Bueno, sólo lo recordé unos minutos mientras veía parir a la Selección en el primer tiempo. Estuve a punto de cachetearme cuando pensé en dejar la timidez y hablar con la persona que me gusta y acceder a vernos, pero nahhh, creo que prefiero seguir burlándome por unos meses más de los inviables y coleccionando historias de personas que se van en blanco conmigo; también pensé que no vale la pena deprimirse porque es una pérdida de tiempo, pero qué va, hasta las depresiones son necesarias en algún momento de la vida. Es más, no habían pasado cinco minutos cuando ya estaba siendo grosera con alguien. En fin, eso no me hace mala persona, más bien una que no inventa discursos bobos para persuadir a los demás luego de algún acontecimiento fuera de la rutina  y que si cambia es porque le da la gana y ya.

mayo 31, 2012

SOLAR

Con cada trago vinieron a mi mente todas las personas que observé ayer en el parque. La vendedora que alimentaba a las palomas, el joven que hablaba por teléfono con la novia, el padre que corría tras su inquieto hijo, el señor que simulaba trabajar mientras seguía con ojos morbosos a cuanta fémina pasaba, el dibujante que fumaba con desespero, el loco que dormía en la banca de al lado... Casi pude verme, ahí, con los ojos cansados haciéndome la interesante mientras me tragaba los últimos pedazos de una absurda depresión. Pensaba en ti, en las estupideces que nos decimos. Sonreía. Imaginaba que invadíamos cada centímetro de piel mutua. Volví al bar. Hablaba con mi amiga y a la vez seguía pensándote. No pedí hacerte mi compañía predilecta durante mi encierro, pero no hice nada para evitarlo. Lo triste es que cada cosa me recuerda tus palabras. Pienso en los hijos que no tendré y le invento cualquier cosa, ella no tiene por qué saber la verdadera razón. No te culpo, tú no me obligaste a renunciar. 


Lo mejor es que dejar de leer tantos diagnósticos por internet y buscar un especialista para salir de dudas. Sólo para eso...

mayo 19, 2012

HOLA.


Esta incertidumbre que nos jode. La de segundos antes a que la prueba de embarazo marque el resultado. La de las correcciones de la tesis. La que viene con el sujeto extraño que se subió a la buseta. La del familiar que debe hacerse una biopsia. La del mensaje de texto enviado por la mamá. La del mentiroso que evita ser descubierto. La del desempleado que recibirá visita domiciliaria. La del primo cocainómano que hace muecas en una reunión familiar. La de la amiga que paga con la tarjeta sólo para saber si ya le consignaron en el trabajo. La del lector que espera mientras el otro está escribiendo un mensaje. La de la joven que no sabe cómo contar a sus padres que la violaron hace 15 años. La del ex novio violento que está siendo boicoteado. Maldita incertidumbre que me jode y me lleva a pensar si luego de tantos intentos cuajaremos esta vez.

mayo 05, 2012

AUSENTE


Mientras hablaba contigo, me sentía un poco perturbada por la presencia de una cucaracha que recorría la sala como si se tratara de un parque. No le presté mucha atención a lo que me contabas de la oficina, porque era inevitable mirar a todos lados para no perderla de vista. Temía que me atacara, aunque tenía los pies sobre otra silla. Aun así, era incapaz de matarla. Me daba asco, me daba miedo fallar en el intento y que se me subiera a un brazo o algo así. 

Hablabas de los abusos de tu jefe, pero no hacía otra cosa distinta a preguntarme por la edad y el sexo de la cucaracha y por qué estaba fuera de su hogar tan tarde. ¿Acaso no la esperaba nadie? O quizás tendría algún familiar abusivo que la hacía preferir estar en la calle buscando una mala hora. ¿Se sentiría un ser humano cuando la vida se le volvía mierda? De repente fui a leer que me decías y desapareció. Creo que mi curiosidad la acosó, leyó mi mente y se sintió sucia por haberle recordado algún trauma de infancia y prefirió ocultarse. 

¡No me lo vas a creer! Tardé en contestarte porque me agaché a buscarla debajo de la mesa y encontré su número. Pobre cucaracha. A lo mejor lo único que desea es hablar con alguien que no la conozca para sentir que escapa un rato de su triste realidad.

abril 27, 2012

DESVARÍO


Navegar en aguas similares, remando siempre de manera distinta. Atender con curiosidad desmedida, escuchar con impaciencia placentera, observar con desesperación. Aprobar todos sus defectos invisibles. Admirar la transparencia de sus actos. Disfrutar de la desaprobación. Jugar en silencio. Ir con calma y disimulo. Echar todo por la borda y arriesgar. Acariciar la razón. Maldecir su existencia. Contradecir. Sufrir con cada sonrisa que produce. Respirar en función de. Arrancarse la percepción de la piel. Cerrar los ojos. Contar y perderse en los números. Negarse. Resistirse. Callar. Ocultar. Odiar. Despertar. Repetir.

abril 21, 2012

DOLORES


Fingí estar borracho, cuando en realidad eran pocas las cervezas que traía encima. Fue quien abrió la puerta y de inmediato supe que ella y su minúscula pijama se me insinuaban. Con cada movimiento, su estrecha cintura se arqueaba. Cualquiera lo hubiese interpretado como una invitación a darle placer.

La muy desgraciada intentó esquivar sin éxito el primer beso que le dí. Me decía que me quedara quieto, que podía despertarse alguien. La verdad, no pensé en eso. Mi mente era ocupada por completo por el deseo que tenía de arrancarle la ropa a esa malcriada niña que vi nacer. 

¿En qué momento creció tanto? ¿De dónde salieron todas esas curvas? ¿Por qué se resistía a mis caricias? Todo eso pensé mientras se escabullía para irse corriendo a su habitación. Tomé agua para pensar más claro. En efecto, lo hice. Al darme cuenta que la puerta no estaba trancada, deduje que si la había dejado así, era porque quería que entrara.

Ahí estaba. Medio arqueada. Sus nalgas saltaron a mi vista. Encendí la luz y le indiqué que viniera conmigo. Se negó. Entonces fui por ella. La inmovilicé para poder besarla. No entendía por qué había tanta oposición de su parte. Sé que le gustó lo que le hacía por más que me pedía que me fuera a dormir. Su mirada... Era de odio, pero escondía lascivia, deseo. Al meter la mano bajo su blusa sentí algo extraño. ¿Plástico? En efecto, tenía forrado un nuevo tatuaje. Se escudó en el dolor que sentía para convencerme. Lo logró. 

Me fui a mi habitación. No sin antes besarla mucho y demostrarle que de sus labios carmesí, podía ser el dueño cuando quisiera.

Esta mañana, al despertar la pensé mucho. La deseé. La saludé como si nada hubiese pasado. Porque en efecto, nada pasó.

abril 14, 2012

ORLANDO


Sentado mirando hacia mí, me cuenta que en sus épocas nadie quedaba eximido de los preparatorios. Pero que él sacó 5.0 en todos. Luego narra, con un tono de humildad típico de ellos, que el fue el abogado de todos los bancos de Ríohacha, exceptuando el Ganadero. Que lo querían con contrato de exclusividad.

-El negocio de ustedes son las comisiones. Con eso no les alcanza para pagarme el sueldo que les pediría. -Me dice mientras se detiene para preguntar si sigo sentada a su lado-. 

Le pregunto muchas cosas. Todos se extrañan en la casa al notar mi interés por sus historias. Descubro que sólo ejerció por 20 años, debido a problemas de la columna. Nadie le ganaba en derecho civil. 

-Nadie es nadie, Ivanna Sofía.
-Ellis Stephanie, tío.
-Eso hija. No sé por qué tengo a Ivanna Sofía en la cabeza.

Continúa. Ahora me describe en el hotel que vivió durante su estadía en Cartagena. 

-Yo era quien daba las condiciones. Yo decidía mi menú. Claro, hija, si estaba pagando.

Interrumpe Hilda. Perdemos el hilo de la conversación. Así que volvemos a sus épocas de estudiante. Recuerda la vez que un ciempiés lo picó en partes nobles y prosigue con su judicatura.

-Nos mandaron a los del Magdalena para que nos nombraran desde Santa Marta. Pero ya no quedaban plazas. Nos devolvieron a Cartagena. Así fue como me nombraron juez de Barranco de Loba. Cuando llegué, 15 personas se ofrecieron de policías civiles para capturar a la gente cuando emitiera orden de captura.
-¿Cómo así, tío? ¿Y los policías normales?
-Los mataban. Me tocó llamar al comandante de un pueblo cercano para que me colaborara.

Mi tía se sienta en medio de los dos. Seguimos conversando.

-Hija, revise a ver si tengo algo en la espalda. Me está doliendo- Interrumpe ella, mientras verifico.
-¿Será que la señora me puede informar qué parte de la espalda le duele?-Dice mi tío lanzando una mirada pícara con dirección a su esposa.

Quedo petrificada.


abril 13, 2012

HILDA


Cuenta mi tía que a raíz de la muerte de su abuela, comenzaron los problemas de presión de la mía. Eran constantes ataques, tres por día incluso. El desconocimiento de muchos males y la falta de información en la época, daban para pensar en ataques demoníacos como respuesta a cualquier interrogante. Ningún exorcismo funcionó.

-Guille tenía el cabello largo - Me dice- Pero con el tiempo fue quedando con el cabello corto, como tú. En sus desmayos, era normal que las vecinas le cortaran mechones para quemarlos y ponerlos bajo su nariz a ver si la traían de nuevo. Tú sabes, ese olor era más fuerte que el del alcohol. O de no, hija, le pasaban por los pies un cepillo de esos de lavar ropa.

Ahí mi cerebro se desconecta. Viaja al pueblo a evocar los pies de mi abuela. Efectivamente eran unos pies muy maltratados. Pero creí que no era más que un efecto de su invalidez.

-Un día - continúa mi tía- lo del cepillo no sirvió. Calentaron agua. Pero yo, que era una niña curiosa metí un dedo en la olla. El agua estaba hirviendo. Imagínate, le hubiesen quemado los pies a Guille. Aunque yo creo que eso no fue de mala fe, sino el mismo afán por hacerla reaccionar.

Pienso nuevamente en la silla de ruedas de mi abuela. En lo doloroso que era visitarla y verla postrada. En lo impotente que me sentía al saber que sus ojos no podían ver lo mucho que había crecido. En la paz que sentí cuando por fin pudo descansar de este mundo. Escucho y asiento en silencio. No sé qué decir, sólo pienso en ella y en cómo la vi desmejorar...

-Esa fue una de las herencias hija... Yo sufro de la presión y le heredé eso a mis cuatro hijos. 

Mi tía enciende el televisor, mientras busca algo para calmar la sed. Comenta sobre la Cumbre e incluye en la conversación a su amado esposo. Le describe todo lo que ve. Mi tío, hace unos años también dejó de ver...

abril 02, 2012

TACHONES Y ENMENDADURAS


Esta tarde, Laura se preguntó a dónde iban a parar los formularios que desechaban por errores al momento de diligenciarlos. Pensó en cuántas hojas eran desperdiciadas al día, teniendo en cuenta el nivel educativo de los usuarios de la división. "Las cosas no están para maltratar más árboles" pensó mientras caminaba al depósito del banco y husmeaba entre polvorientas cajas olvidadas por sus compañeros. ¡Por fin las encontró! Se distrajo comparando tipos de letras, profesiones, salario... Inventó historias durante casi todo el receso y decidió llevarse a casa todo lo que fuese reciclable.

De ochocientas solicitudes, menos de la mitad eran rescatables y sólo una estaba totalmente vacía. Pensó devolverla a la oficina, pero prefirió quedársela, junto con los escombros de lo que se proyectaba como una buena amistad las ilusiones rurales para dar inicio a la vida crediticia.