enero 16, 2013

TRADUCCIÓN

Cerré los ojos y, consciente de lo peligrosa que puedes llegar a ser, me dejé llevar por la diminuta anatomía que cubre tu esencia perversa. No hay idioma alguno que describa la dulzura de tus besos. No hay prohibiciones, ni tabúes que maten mi lujuria. No hay edad, no hay pasado, no hay gente alrededor. No hay momento inapropiado, tampoco situación adecuada. No hay discreción, no hay descaro. No hay nada salvo mis ganas de descrifrarte una y otra vez.

1 comentario:

  1. creo que hay nuevos momentos iluminados, se refresca tu lenguaje..

    ResponderEliminar